El Sacerdocio de Melquisedec

¿Quién fue Melquisedec?

Melquisedec no es uno de los veinte principales personajes conocidos del Antiguo Testamento! Encontramos que su nombre se menciona sólo dos veces. Tenemos esta breve narración en Génesis 14: 18-20: Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. A continuación encontrará una referencia más enigmática en referencia a él en el Salmo 110 versículo 4: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Sobre la base de esta breve información, no podríamos esperar que Melquisedec encuentre su camino en el Nuevo Testamento, pero esto sería un error! Hay mucho más sobre él en el Nuevo Testamento que en el Antiguo! El autor de la carta a los hebreos tenían una poderosa revelación sobre este tema.

¿Cómo pudo Jesús ser Sumo Sacerdote?

Este autor desconocido escribió esta carta con el fin de explicar quién era Jesús, y lo que había logrado en su vida, muerte y resurrección. En el capítulo 1 se compara Jesús a los ángeles, y lo muestra como superior, en el capítulo 3, comparó a Jesús con Moisés, en el capítulo 4 con Josué, a continuación, en el capítulo 5 con Aaron. En cada caso, Jesús era mayor. Después de esto el autor se encontró con un problema. Había dos grandes cargos en el antiguo Israel: el cargo de rey y el cargo de sumo sacerdote. El rey siempre vino de la tribu de Judá, y al sumo sacerdote siempre fue de la tribu de Leví. Jesús vino de la tribu de Judá, y era descendiente del rey David, y esto lo califica para ser rey. Obviamente, él no podría también venir de la tribu de Leví. ¿Cómo podía entonces califica para ser sumo sacerdote?

Este autor bien pudo haber permanecido despierto durante toda la noche tratando de resolver este problema. Había crecido con el conocimiento de que sólo los levitas podían ser sacerdotes, y él sabía que Jesús no era un levita. Entonces Dios le dio la revelación. Recordó las palabras del Salmo 110: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. ¡Este fue otro sacerdocio! ¿Podría Jesús ser un sacerdote del sacerdocio de Melquisedec?

¿Qué era este otro sacerdocio? ¿Y quién era este Melquisedec? Sacerdotes levitas estaban por todas partes. Todo el mundo sabía de ellos - al igual que los sacerdotes católicos hoy en día en algunos países tal vez brahmanes o sacerdotes de la India! ¿Pero por qué no existían sacerdotes según el orden de Melquisedec? ¿O existían?

Las respuestas a sus preguntas estaban en Génesis capítulo 14. Echémosle nuevamente un vistazo. Leemos que Abraham conoció a Melquisedec cuando regresaba de una batalla en la que rescató a Lot. Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; él era sacerdote del Dios Altísimo. Y lo bendijo y le dijo:“Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano.” Y le dio Abram los diezmos de todo.

Este autor vio en primer lugar que Melquisedec era sacerdote del Dios Altísimo o Elyon en hebreo. También vio que Melquisedec era mayor y superior a Leví, porque Abraham era un antepasado de Levi y Abraham dio los diezmos a Melquisedec. En Hebreos 7: 4-7 leemos: Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. Así que claramente el sacerdocio de Melquisedec era mayor y superior al sacerdocio levítico.

El problema fue resuelto! Jesús se había convertido en un sumo “sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hb. 6, 20)!

Más Sacerdotes

Jesús es el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec, ¿pero es él el único sacerdote? ¡Está claro que no! No se puede tener un sumo sacerdote a menos que haya sacerdotes inferiores también. La palabra griega traducida como sumo sacerdote es αρχιερευς (arj-iereus). La palabra griega αρχη (arje)significa el comienzo. La palabra arcángel y arzobispo se derivan de ella. Así αρχιερευς significa literalmente primer sacerdote o sumo sacerdote. Es evidente que no se puede tener un primer sacerdote o jefe a menos que tenga más sacerdotes subordinados. Sumado a esto, no sería una orden de sacerdotes a menos que hubiera más sacerdotes a seguir. La implicación obvia es que Jesús no era el sacerdote único de la orden de Melquisedec. Más bien, él fue el primer sacerdote y jefe de un nuevo orden de sacerdotes.

¿Quiénes son estos sacerdotes adicionales? El escritor a los hebreos sólo escribe acerca de Jesús, el sumo sacerdote según el orden de Melquisedc, pero Pedro tuvo una revelación sobre el tema. “Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieeblas a su luz admirable” (1 Pe. 2, 9). Dios nos ha llamado también a ser sacerdotes, y no sólo eso, sino que como Melquisedec y como Jesús a ser sacerdotes reales.

Las diferencias en el Nuevo Sacerdocio

¿Cuáles fueron entonces las diferencias esenciales entre estos dos órdenes bíblicos del sacerdocio? Y, podemos preguntar, ¿cómo los sacerdocios tales como el católico romano, el ortodoxo, el anglicano y los sacerdotes brahmanes hindúes se comparan con ellos?

Ahora veremos los diferentes aspectos de estos sacerdocios.

Un sacerdocio celestial

Una diferencia fundamental entre el sacerdocio de Melquisedec y el Sacerdocio Levítico subyace a todas las otras diferencias. El sacerdocio de Melquisedec es un sacerdocio celestial. El sacerdocio levítico, como todos los demás sacerdotes, era un sacerdocio terrenal. Hebreos capítulo 8 manifiesta este contraste, en los versículos 1 y 2 leemos que Jesús “se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.” En el versículo 5 leemos que “los sacerdotes levitas sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales”. Una sombra es una copia perfecta de su original. Se tiene exactamente la misma forma, pero carece totalmente de cualquier sustancia o realidad. Es como una fotografía. Muestra exactamente como se ve el original, pero por supuesto que es inerte y no puede realizar ninguna función real o acción.

Dios dio instrucciones a Moisés para ordenar al sacerdocio levítico para demostrar lo que significa ser un sacerdote. Dios hizo que fuera de carácter temporal y que nunca tuvo intención de durar para siempre. Cuando llegó el momento de la manifestación del sacerdocio real, su propósito se llevó a cabo y se cumplió. Era una parte de la antigua alianza que Dios hizo con el pueblo de Israel quienes eran su temprano pueblo terrenal escogido.

Selección de los Sacerdotes

¿Cómo fueron los sacerdotes levitas elegidos?

El sacerdocio levítico, como el sacerdocio brahmán, se limitó a una tribu o casta y se transmite de padres a hijos. Sólo los miembros de la tribu de Leví podían ser sacerdotes. El sacerdote levítico primero fue Aarón. Dios instruyó a Moisés que lo designe como Sumo Sacerdote. Encontramos la primera mención de esto en Éxodo 28: 3: “Y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarle para que sea mi sacerdote.” El sacerdocio luego pasó a los hijos de Aarón y sus descendientes. El sacerdocio brahmán en la India se transmite de una manera similar.

Este sistema tiene una debilidad evidente. El primer sumo sacerdote, Aarón, era un hombre fiel y justo. Sin duda, muchos sacerdotes levitas siguieron el ejemplo de Aarón en ser hombres buenos y justos. Lamentablemente otros no. Incluso la primera generación de sacerdote, sus propio hijos Nadab y Abiú, murieron cuando ofrecieron “fuego extraño” ante el Señor (Lev 10: 1). Los buenos padres no siempre tienen buenos hijos! Algo mucho peor estaba por llegar. Caifás era sumo sacerdote en la época de Jesús. Fue él quien aconsejó a los Judios que Jesús debía morir y lo entregaron a Pilato para ser juzgado y ejecutado. ¡Sin embargo, podría decirse que, sin saberlo, estaba actuando como sumo sacerdote y ofreciendo el Cordero de Dios!

La monarquía tuvo problemas similares. El rey David, el primero de su dinastía, es tal vez el rey más famoso de la historia. Él fue amado por el Señor. Su hijo y heredero Salomón era también bueno, pero las generaciones posteriores no lo eran. Finalmente, la maldad de los descendientes de Manasés trajo el juicio de Dios sobre el pueblo judío. El reino de Judá llegó a su fin, y los judíos fueron al cautiverio en Babilonia.

No existe un sistema basado en la herencia humana que sea adecuado para el Reino de Dios! Sólo la herencia divina puede manifestar su Reino.

El sacerdocio católico romano tiene similitudes. Ellos, junto con las iglesias ortodoxas y anglicanas, hacen gran parte del hecho de que tienen la sucesión apostólica. En otras palabras, el oficio papal y el sacerdocio, según ellos, se han transmitido de hombre a hombre con una sucesión ininterrumpida desde el apóstol Pedro quien fue ordenado originalmente por Jesús. Todos los obispos y sacerdotes ordinarios sólo son válidos si se puede rastrear su ordenación a través de los obispos en sucesión a Pedro.

¡Este sistema ha tenido problemas aún peores! El mismo Pedro fue elegido y nombrado apóstol por Jesús mismo y vivió una vida maravillosa de servicio a Dios. Pero eso está lejos de la verdad de los papas y cardenales de la Iglesia Católica Romana que decía que eran sus sucesores. A lo largo de la historia los sacerdotes y los papas han cometido toda clase de pecados imaginables. Y es más que obvio a partir de las noticias de los últimos años que muchos de los sacerdotes católicos de nuestros días no han sido poco mejor. Han demostrado por su inmoralidad no son ordenados por Dios. Sin duda muchos sacerdotes católicos han sido justos, sinceros, y cuidadosos pastores de sus rebaños, pero esto no fue por causa del sistema al que pertenecen.

El sacerdocio de Melquisedec no tiene ninguno de estos problemas. También es un sacerdocio hereditario, transmitido de padre a hijo, pero en este caso el padre es Dios, y el primer hijo es Jesús! Y como Pablo señala que Jesús es “el primogénito entre muchos hermanos”.

Melquisedec mismo, a diferencia de muchas personas en el Antiguo Testamento, no tenía genealogía. Él no tenía ningún registro de haber tenido un padre o madre terrenal. No tenía ningún registro de nacimiento o de muerte. En Hebreos 7: 3, el escritor lo describe como “sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre”. En otras palabras, de dos maneras él es un tipo o figura de Jesús. En primer lugar, él no heredó el sacerdocio de manos de su padre, al igual que los sacerdotes levitas, sino que la recibió directamente de Dios. En segundo lugar, su sacerdocio dura para siempre.

Melquisedec también nos muestra cuán apto él es para el trabajo. En Hebreos 7: 2 leemos acerca de Melquisedec: “cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; ” (en hebreo melec significa rey y tsedek significa justo.) Vemos perfectamente estos requisitos en Jesús. Él era el rey de justicia y el príncipe de la paz. Era perfecto, sin pecado y vino a cumplir la función sacerdotal de hacer la paz entre el hombre y Dios. En Hebreos 7: 16 leemos que Jesús “no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.”

Aquí debo brevemente mencionar que los mormones afirman tener el sacerdocio de “Melquisedec”. Sin embargo, no es el sacerdocio de Melquisedec que se describe en la Biblia. A diferencia de los católicos, los mormones usan títulos y terminología que se han tomado de las Escrituras. Sin embargo, están mucho más cerca en espíritu a la religión católica de lo que son para el verdadero sacerdocio de Melquisedec. Se trata de otro sistema hecho por el hombre lleno de pompa y títulos altisonantes, pero enfáticamente no es el sacerdocio del cual Jesús era el primero y principal sacerdote.

Consagración de los Sacerdotes

En el capítulo 29 del Éxodo leemos acerca de la consagración de Aarón y sus hijos como sacerdotes. Esta fue una ocasión muy especial.

La ceremonia se compone de cuatro partes:

Veremos que esta ceremonia no tenía ningún valor en sí mismo. Era sólo una sombra terrenal de una realidad celestial. Dios tenía algo mucho más grande que sería revelado cuando llegara el momento.

Ahora vamos a considerar cada uno de estas partes y ver cómo se cumplen en primer lugar, en Jesús el sumo sacerdote de la nueva orden, y luego en los sacerdotes que lo siguen.

Lavado con agua

En Éxodo 29: 4 Dios le dio a Moisés la instrucción: “Y llevarás a Aarón y a sus hijos a la puerta del tabernáculo de reunión, y los lavarás con agua.”

El primer requerimiento para estos sacerdotes era que ellos deben estar limpios. Antes de que pudieran ponerse sus vestiduras sacerdotales deben ser lavados. En realidad, por supuesto, este acto no tiene valor en sí mismo. Agua, si se usa en el bautismo o de cualquier otro modo, sólo puede hacer que el cuerpo sea limpiado, pero no puede cambiar el corazón. Su único valor residía en lo que representaba. Fue apenas una sombra terrenal de una realidad celestial.

En Mateo 3: 13, leemos que “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.” Es comprensible que Juan se resistía a bautizar a Jesús. Con razón se sentía indigno. En el versículo 14 leemos: Mas Juan se le oponía, diciendo: “Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?” Entonces Jesús le respondió: “Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia.” Jesús sabía que esta ceremonia debe llevarse a cabo para cumplir con la ley, a pesar de que él mismo no tiene necesidad de lavarse. Dios escogió a John para esta ocasión porque él era el hijo de un sacerdote y un levita.

Los sacerdotes que siguen a Jesús tiene que caminar en la misma vía. En primer lugar y fundamentalmente, deben ser lavados de sus pecados. Ninguna limpieza exterior puede reemplazar esto. Jesús dijo a Pedro: “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo ” (Juan 13: 8). Juan en el Apocalipsis tuvo una visión de los que habían “y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Ap 7, 14).

Vestiduras Sacerdotales

Después que Dios lavó a Aarón ya sus hijos, dijo a Moisés “tomarás las vestiduras, y vestirás a Aarón” (Éxodo 29:5). Estas prendas se describen en gran detalle en el capítulo anterior (28). Los sacerdotes levitas, al igual que los sacerdotes católicos romanos, usaban ropas especiales. Dios le ordenó a Moisés: “Y harás vestiduras sagradas a Aarón tu hermano, para honra y hermosura” (Ex 28, 2). El resto de ese capítulo describe esa ropa. ¿Melquisedec también llevaba ropa especial? La Biblia no nos da ninguna información. ¿Qué acerca de Jesús? ¿Llevaba ropa especial? La respuesta es sí, pero no eran ropa visible y terrenal. Sin duda, sus vestidos terrenales eran muy similares a los de cualquier otra persona de su tiempo. Sus ropas especiales eran divinas e invisibles a los ojos humanos.

En el Salmo 45: 6-8 leemos esta descripción maravillosa de Jesús y su ropa: “Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros. Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos; desde palacios de marfil te recrean.

En Apocalipsis 1: 13 Juan vio: “y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.”

Aunque a los ojos humanos se dijo de Jesús que “no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos” (Isaías 53: 2), su vestimenta espiritual era gloriosa más allá de toda nuestra imaginación.

Si Jesús, el sumo sacerdote, llevaba esa ropa, ¿qué deberían vestir sus compañeros sacerdotes? De nuevo sus vestiduras sacerdotales no son visibles a la vista humana.

Salmo 132 versículo 9 nos da la respuesta: “Tus sacerdotes se vistan de justicia, Y se regocijen tus santos.” Las túnicas blancas visibles se ven bien y limpias a los ojos humanos, pero las interiores túnicas blancas de justicia son los que agradan a Dios y nos califican para ser verdaderos sacerdotes. Nunca podemos por nuestro propio esfuerzo humano alcanzar los estándares de la justicia de Dios. Isaías escribió con razón: “todas nuestras justicias como trapo de inmundicia;”(Isa 64:6). Pero podemos ser justos por medio de Jesús. Cuando Adán y Eva descubrieron que estaban desnudos, cosieron hojas de higuera para cubrirse. Pero luego leemos que “El Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió”. Estas prendas de piel son una imagen del Cordero que fue inmolado para cubrir nuestra desnudez con su justicia. Pablo dijo a los romanos, “vestíos del Señor Jesucristo” (Ro 13, 14), esta es la única manera que podemos estar adecuadamente vestido para servir como sacerdotes en el orden de Melquisedec.

La unción con aceite

Después de que Moises había vestido a Aarón ya sus hijos con sus ropas sacerdotales especiales, Dios le dijo que ungiera a Aaron con aceite. “Luego tomarás el aceite de la unción, y lo derramarás sobre su cabeza, y le ungirás.” (Ex 29, 7).

Cuando Juan bautizó a Jesús, luego no lo ungió con aceite. Mas bien “Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él” (Mateo 3, 16). Y Dios proclamó: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” (Mateo 3, 17). El oleo no tiene ningún valor en sí mismo. Su valor reside en lo que simboliza que es el Espíritu Santo. Este fue el poder por el cual Jesús realizó su ministerio sacerdotal. Todo lo que hizo fue dirigido y capacitado por el Espíritu Santo.

Este fue el camino para Jesús, el Sumo Sacerdote, y es el mismo para los sacerdotes que le siguen. Después de su resurrección, Jesús se acercó a sus discípulos y les dijo: “Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.” Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo” (Juan 20: 21,22). Poco después, en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos con gran poder y fueron totalmente transformados y equipados para el ministerio al que fueron llamados.

Los sacerdotes terrenales, sean del llamado levítico o el llamado cristiano, han fracasado en todas las formas imaginables, ya que han obrado por la fuerza humana. El sacerdocio de Melquisedec es exitoso porque obra por el poder del Espíritu Santo.

Los sacrificios sacerdotales

En todas las religiones los sacerdotes proclaman y aspiran ser mediadores entre Dios y el hombre. Los sacerdotes levitas eran responsables de presentar las ofrendas y sacrificios a Dios en nombre del pueblo. El libro de Levítico describe en detalle las distintas ofrendas. Ofrecían dos sacrificios a Dios, el de animales y el de incienso.

Los sacerdotes católicos también proclaman presentar ofrendas a Dios. Afirman que cada vez que se realice la misa ofrendan el cuerpo y la sangre de Cristo. Los sacerdotes de otras religiones también traen ofrendas y sacrificios en nombre del pueblo. Entonces, ¿qué ofreció el Señor Jesús?

En Hebreos 7:27 leemos: A diferencia de los otros sumos sacerdotes, él “no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a .”

Cuando Juan el Bautista vio a Jesús, pronunció estas palabras: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!”

Juan tuvo una revelación profunda y maravillosa que Jesús era el cumplimiento del sacrificio de los corderos del Antiguo Testamento. Esos sacrificios en sí mismos no tienen valor. Sólo eran sombras del único y verdadero sacrificio. Jesús quien se ofreció a sí mismo para morir en la cruz.

Jesús también presento otro sacrificio que era agradable a Dios. Leemos en Hebreos 5: 7: “Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas”. Su vida fue una ofrenda continua de oración y alabanza al Padre. Este es el verdadero significado del incienso que Aarón ofreció a Dios. El incienso es sólo una sombra. La realidad es la oración y la alabanza.

Nosotros que seguir los pasos de nuestro Maestro no podemos ofrecer nuestra vida en sacrificio por el pecado. La primera razón, no somos impecables como lo fue Jesús, y la segunda razón, el sacrificio de Jesús fue suficiente para todos y para siempre, y no hay necesidad que nunca más se repita. Sin embargo, podemos y debemos obedecer las palabras de Pablo a los Romanos: “Por tanto, os ruego, hermanos, por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” También podemos ofrecer a Dios el incienso de la oración y la alabanza.

Si nos presentamos ante Dios como sacrificio vivo, y le ofrecen continuamente nuestra oración y alabanza, nosotros también podemos ser sacerdotes según el orden de Melquisedec.


Traducido por Yecid Benavides Aliaga.