Reconciliación universal

Introducción

Cuando escudriñamos las escrituras  acerca del destino final de los no-creyentes, a primera vista topamos con una contradicción. Algunas escrituras parecen decir que toda la raza humana será salvada. Considera los siguientes versículos:

‘Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida’ (1Cor 15:22-24)

‘...porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen’ (1 Tim 4:10)

‘por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz’ (Col 1:19,20)

Otros versículos parecen indicar que aquellos que no son creyentes sufrirán tormento eterno:

‘...él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre’ (Apocalipsis 14: 10,11).

‘ Fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas’ (Judas 13).

‘E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna’ (Mateo 25:46).

¿Cómo podemos reconciliar esta contradicción aparente? ¿Cómo pueden ser correctas ambas enseñanzas?

Salvación universal

Comenzaremos considerando las escrituras que nos hacen creer que todos eventualmente serán salvos. Ninguna escritura tomada en aislamiento nos lleva a una respuesta conclusiva con referencia a este tema, pero al considerar varias escrituras juntas, empieza a emerger evidencia convincente.

Apocalipsis 5: 13 dice así: ‘Y a todo lo creado que está en el cielo y sobre la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos’. Según este versículo, se puede oír a todo lo creado alabando a Dios. ¡Esto no podría ocurrir si un 90 por ciento de la raza humana estuviera sufriendo un tormento agonizante y permanente!

1 Corintios 15:22-24 sugiere la posibilidad de salvación universal: ‘Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo en su venida. Luego el fin, cuando entregue al reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia’. Los tradicionalistas suelen interpretar esto como ‘Todos que están en Cristo serán vivificados’;  pero esto no es lo que dice el versículo. El apóstol Pablo simplemente dice que en Adán todos mueren, y en Cristo todos serán vivificados. Esto no implica que todos serán vivificados al mismo tiempo o en la misma época. La salvación no es para todos en esta vida, pero en progresivas eras y etapas.

Encontramos más evidencia que apoya esta postura en 1 Pedro 3: 18-20. Leemos que ‘Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir ocho, fueron salvadas por agua’.  La implicación de estos versículos un tanto difíciles  se entiende mejor más adelante en  el capítulo 4 versículo 6: ‘Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios’. Pedro no se está refiriendo aquí a los creyentes de antaño; se está refiriendo a aquellos que vivieron antes del diluvio, a quienes se estaba refiriendo Dios cuando dijo que: ‘todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal’ (Gen 6:5). Vemos que incluso estos son finalmente vivificados en el espíritu.

Colosenses capítulo 1 versículos 16, 19 y 20 contienen mucho peso: ‘Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades, todo fue creado por medio de él y para él... Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz’. Estos versículos implican claramente que todas las cosas fueron creadas por Dios a través de Jesucristo, y que por medio de él todo está reconciliado. Incluso implican que los espíritus que ahora son malignos, un día serán reconciliados a Dios.

Otra escritura apunta hacia la posibilidad de que exista salvación para todos: 1 Tim 4:10 dice ‘... porque esperamos en el Dios viviente, que es el salvador de todos los hombres, mayormente los que creen’. Este versículo implica que Dios salva a todos, pero salva a los creyentes en un sentido y de una forma especial. Opino que para los creyentes existe la salvación del pecado, de las enfermedades y de muchos otros males en esta vida y del juicio venidero. Para los que no creen, la salvación vendrá mucho después.

Hay otra escritura que merece la pena citar: ‘Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos’ (Romanos 11:36). ¿Deberíamos añadir a este versículo ‘con la excepción del 90 o incluso 99 porciento de la raza humana, la corona y la gloria de su creación, que él hizo en su propio imagen para reinar sobre la creación, que están destinados a un tormento perpetuo en el infierno’?

Perdición eterna

Pasaremos ahora a considerar lo que enseña la Biblia acerca de la perdición eterna. La Biblia habla de ‘fuego eterno’, ‘castigo eterno’, destrucción eterna’ y ‘juicio eterno’. Todo aquél que cree que las escrituras son divinamente inspiradas debe de tomar estas frases de forma muy seria. Pero por otro lado, ¿cualquiera que cree en Dios y ha experimentado su amor puede sentirse cómodo con la noción de que billones de seres humanos sufrirán tortura perpetua sin esperanza y sin fin. ¿Es realmente lo que la Biblia enseña?

Αιων y Αιωνιος

La doctrina del castigo eterno se apoya en el significado de la palabra griega αιωνιος (aionios). Se traduce normalmente al español como eterno or por los siglos de los siglos. Es el adjetivo derivado del sustantivo griego αιων (aion), que equivale a la palabra ‘eón’ o ‘época’ en español. Por lo tanto existe un adjetivo poco frecuente ‘eoniano’.

¿Podemos afirmar sin duda que la palabra aionios significa eterno? ¿O es posible que signifique que dura para una época, que sería lo lógico tomando en cuenta su derivación? Normalmente el significado de los adjetivos  viene de los sustantivos de los cuales derivan. Por lo tanto, sería más lógico que aionios significara que dura para una época en lugar de eterno. La palabra ‘mensualmente’ significa una vez al mes. Lo lógico sería que aionios significara que dura para una época.

La mejor forma de entender el significado real de una palabra es de mirar la palabra en contexto. Podemos intentar de entender una palabra por sus adherencias y raíces, o comparándola con su significado en otro idioma que esté relacionado; pero la mejor forma es de mirar el contexto.

El adjetivo aionios se emplea 70 veces en el Nuevo Testamento. En 42 de los casos está combinado con la palabra griega zoe que significa vida. Las otras 28 veces que aparece está combinado con más de 20 sustantivos. Algunos de estos sustantivos son fuego, castigo, pecado, tabernáculos, Dios, destrucción, gloria, salvación, juicio, redención, Espíritu (o espíritu), herencia, pacto, reino y evangelio.

Tres pasajes del Nuevo Testamento establecen sin duda que aún si aionios significa eterno en ciertas instancias, hay contextos donde definitivamente no significa eterno.

En Romanos 16:25 leemos acerca del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos aionios. En este contexto aionios no puede significar eterno Algo que ya ha pasado no puede ser eterno. Aquí la palabra aionios tiene que significar algo que dura por una época. En otras traducciones en el inglés como en el NIV y el NASB se traduce literalmente como por largos siglos pasados. En 2 Timoteo 1:9 y Tito 1:2 encontramos las siguientes  frases: antes de los tiempos de los siglos y desde antes del principio de los siglos (respectivamente). En estos dos versículos es evidente que la palabra original griega aionios no puede traducirse como eterno. No tendría sentido decir ‘antes de los tiempos eternos’. La versión inglesa del NIV traduce estas frases como antes del comienzo del tiempo.

Para rebatir esto es posible que  alguien cite Mateo 25:46: ‘E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna’. Dirían que debido a que castigo eterno y vida eterna aparecen en el mismo versículo, esto implica que tanto el castigo como la vida son eternos, sino no tendría sentido.

Pero este planteamiento tiene un error. Decir que algo está aquí por años no es lo mismo que decir que algo está aquí por siglos. Decir que algo dura para una época no es lo mismo que decir algo dura para la eternidad. La eternidad contiene a las épocas.

Deberíamos de notar que en Mateo 25 Jesús está hablando del juicio de las naciones. ¿Pueden las naciones tener vida eterna? ¿Habrán en el cielo enclaves españoles, franceses, chinos y rusos?

Sin embargo, escudriñemos esto de una forma más profunda. ¿Qué significa la palabra eterno? El diccionario probablemente diga duradero o para siempre. Pero ¿qué significa  para siempre? Dios creó el tiempo y el espacio. Hebreos 1:2 dice: ‘en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo’.La palabra en el griego para ‘universo’ es aions. Tanto la palabra griega aion y la palabra hebrea olam pueden significar ‘época’ o ‘universo’. En este sentido, este versículo está en sintonía con la ciencia moderna que asevera que el tiempo y el espacio están relacionados.

Tuvieron un comienzo, quizás durante el big bang. También tendrán un final, quizás cuando el universo colapse en sí mismo. Dios está fuera del tiempo y del espacio. Él creó a ambos. Si el tiempo cesa de ser, ¿tendrá algún sentido la eternidad?

La eternidad es algo que entramos ahora más que algo que recibiremos después de morir. Estemos seguros de haberlo entrado ahora.

Para siempre y siempre (eternamente)

En la mayoría de las traducciones de la Biblia encontramos las palabras para siempre y por los siglos de los siglos.

Judas 13 habla de ‘... fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas’.  En el griego, la palabra que se traduce aquí como ‘eternamente’ es εις αιωνα (eis aiona), que literalmente significa ‘a través de la época o era’. Es a su vez una traducción del hebreo  le-olam que significa  por/ durante la era/ época. La duración del tiempo aquí implicado parece variar.

Apocalipsis 14:10,11 habla de aquellos que serán atormentados ‘con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos...’ El mismo lenguaje se emplea para describir la destrucción de Babilonia en Apocalipsis 19:3. La frase en griego dice así: eis tous aionas ton aionon, que literalmente significa por los siglos de los siglos. Es una cita directa de Isaías 34:10, donde en el hebreo se emplea la palabra le-olam, para referirse a la destrucción de Babilonia. La ciudad de Babilonia no arde hoy día. Estas palabras no pueden significar eternamente.

No puedo encontrar otros versículos que hablen del juicio y castigo futuro.

El hombre rico y Lázaro

Considere la conocida historia en Lucas 16 del hombre rico y Lázaro y ‘una gran sima está puesta’ (v. 26) entre ellos después de que murieron. La mayoría de las personas no miran detalladamente este pasaje, y simplemente asumen que Jesús se refería a la salvación individual, y al destino después de la muerte. Analicemos este pasaje con más atención.

Se ve en contexto de este pasaje unos versículos anteriores: ‘Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él’ (v.14). Jesús estaba hablando a aquellos que eran espiritualmente privilegiados de su día. El hombre rico, que vestía de púrpura y lino fino y vivía de forma lujosa, era simbólico de ellos. El mendigo Lázaro, en la puerta, vestido en trapos con perros que le lamían las llagas es simbólico de aquél que está espiritualmente afuera. Los perros son animales impuros.

Él hombre rico y Lázaro mueren, y vemos que Lázaro no va al cielo, pero al seno de Abraham. ¿Cómo podría acabar en el seno de Abraham un ignorante impío como Lázaro, mientras que un hijo de Abraham estaba en tormento? El hombre rico siempre se refería a Abraham como padre, pero Abraham nunca le llamó ‘hijo’. Esta historia fue ofensiva para aquellos que lo oyeron por primera vez.

Consideremos ahora la sima o abismo mencionado en la misma historia. En el griego el versículo 26 dice así: ‘Y de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros...’ no ‘Además de todo esto...’ (como lo traducen la mayoría de las versiones), y supone casi lo opuesto. La sima representaba las diferencias que existían entre ambos hombres. Existía un abismo espiritual entre ellos. A veces hablas con personas que están ancladas en las escrituras, que han tenido oportunidades espirituales, pero que sin embargo no pueden recibir verdades espirituales o entendimiento. Es muy difícil de tener comunión con ellos, existe un gran abismo, una gran sima difícil de cruzar.

Ha habido un gran abismo entre el pueblo judío y los gentiles durante los últimos 2000 años. La iglesia ha perseguido a los judíos, y los judíos han odiado lo que ellos creían ser la fe cristiana.  Como el hombre rico, los judíos han pasado mucho de ese tiempo en tormento.

Sean cuales sean las características de este abismo, el hecho de que fue puesto entre ellos en aquél entonces, no implica necesariamente que será puesta así por la eternidad. Si Dios puede mover montañas, también puede rellenar abismos.

Muchos judíos, tanto en la tierra de Israel y en la Diáspora, están regresando al seno de Abraham, y creyendo en su Mesías. Muchos miembros de las iglesias, a pesar de pensar que son los hijos de Abraham, tienen un gran abismo entre ellos y Dios.

Pre-existencia

La Biblia contiene evidencia contundente que existíamos como espíritus con Dios antes de entrar en nuestros cuerpos humanos. He discutido esto en otro tratado titulado Pre-existence. El libro de Eclesiastés indica claramente: ‘y el polvo vuelva a la tiera, como era, y el espíritu vuelva a Dios que los dió’ (Eclesiastés 12: 7). El verbo volver no puede significar otra cosa que regresar  de donde has venido. Si existíamos como espíritus con Dios antes de entrar en este mundo, el tormento espiritual eterno y la separación de Dios después de  dejar este mundo sería absurdo. ¿ Cómo podría un Dios de amor y de infinita sabiduría mandar espíritus a este mundo con la alta probabilidad de que nunca volvieran a él, pero que pasaran la eternidad en un dolor inimaginable y perpetuo?

La iglesia

¿ Es cierto que la iglesia siempre ha enseñado el juicio eterno? ¿ No es cierto que todos los creyentes están de acuerdo con esto? La respuesta es no. Existían miembros de la iglesia antigua que creían en la salvación para todos. El famoso pensador Origen es quizás el más conocido.

En los últimos 400 años casi todas las traducciones bíblicas han seguido la enseñanza tradicional de juicio eterno. Esto, sin duda, ha tenido un impacto importante en las creencias populares. A pesar de esto, han habido muchos que han estado en desacuerdo.

De todos modos, ¡ la iglesia no siempre tiene la razón! ¡ La mayoría de la gente que define como cristiana cree que el Papa es la cabeza de la iglesia, con todo lo que eso conlleva! A veces se ve que en la historia de la iglesia gran parte de la jerarquía ha sido completamente corrupta, tanto en su doctrina como en su vida. Nunca nos debería de sorprender de que una mayoría pueda estar equivocada. Tenemos que aprender a buscar a Dios nosotros mismos, y si es necesario, seguirle solo.

La iglesia siempre ha tenido un interés en enseñar la doctrina del juicio eterno. Incapaz de atraer a miembros a través del amor, el gozo, la paz y el perdón que se ofrecen libremente en Cristo, la iglesia ha dependido de amenazas de un tormento futuro para poder mantener a sus miembros. Estas iglesias, siempre se han adscrito a la doctrina del juicio eterno. Todos los versículos que indican lo contrario han sido ignorados o tergiversados para que significaran algo diferente de su significado obvio. Estamos tan acostumbrados a la mentira que nos cuesta aceptar la verdad.

Castigo futuro

No hay duda que el Nuevo Testamento habla de castigo para aquellos que rechazan a Jesucristo. Tanto Jesús como los apóstoles lo enseñaron como algo indudable. Dios no puede aceptar a pecadores que no se arrepientan (no sería santo y justo si lo pudiera hacer). Consideremos ahora las características de aquello que espera a los que no creen.

En Mateo 18:8,10 Jesús habla de  fuego aionios de un Gehenna de fuego. Encontramos imágenes similares en el lago de fuego, mencionado en el libro de Apocalipsis. El fuego destruye, pero no destruye todo. Pablo dijo a los corintios que era posible de edificar con oro, plata y piedras preciosas, con madera, heno y hojarasca y que el fuego probará cada obra (1 Cor: 3:12-15). Evidentemente el heno y la hojarasca se destruirán; pero el oro, la plata y las piedras preciosas no. El gran contraste es entre la carne y el espíritu. Lo que nace de a carne es carne, y lo que nace del espíritu es espíritu. La carne no tiene mucho valor y es efímero; el espíritu es de alto valor y permanece para siempre. En 5:5 Pablo dice ‘el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús’.Esto concuerda con 1 Pedro 4:6, citado anteriormente ‘Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en el espíritu según Dios’.

El fuego es un agente purificador. Estaba presente cuando Moisés recibió las tablas de la ley en Sinaí. A través de las escrituras es simbólico de la presencia de Dios. ‘Nuestro Dios es fuego consumidor’ (Heb 12:29). Es simbólico del Espíritu Santo que santifica. En tiempos antaño el sulfuro y el azufre que acompañaban al fuego se les consideraba elementos purificadores. En el griego es theion, el singular del adjetivo theois que significa d09:22 21/11/2012ivino, y por lo tanto está relacionado con Dios.

En Mateo 25:46 Jesús habla de un castigo aionios. Existen dos palabras en griego para castigo. La palabra empleada aquí es κολασις (kolasis), esta palabra tiene adherencias de corregir, y viene originalmente de la misma raíz de la palabra podar. Cuando uno poda un árbol suele ser con la intención de conseguir más fruto a largo plazo, no es un acto de retribución.

En 2 Tesalonicenses 1:9 leemos de perdición ‘aionios’ traducida en el español como ‘eterna’. Pablo emplea la misma palabra empleada aquí en 1 de Corintios 5:5 para describir la destrucción de la carne. En versículos anteriores  se refiere a Jesucristo siendo revelado en un fuego ardiente. La presencia de Jesús trae destrucción a la carne pero vida al espíritu.

Debemos ahora re-considerar Apocalipsis 14:10, 11:  ‘(ellos) él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en al cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;  y el humo de su tormento sube por los siglos...’. ¿Es acaso posible imaginar a Jesús ocupándose eternamente de la tortura de millones de seres humanos de la raza humana? Incluso un carcelero nazi o estalinista no podría hacer algo similar. Sin embargo, sería característico de Jesús de ocuparse de la purificación de todos aquellos que lo necesitan. Esto sería completamente compatible con el carácter de Jesucristo que dio su vida, sufriendo agonía para salvar a la raza humana.

El último lugar debemos revisar la frase de juicio  aionios mencionado en Heb 6:2. La raíz y el significado de juicio es separación. La carne debe ser separada del espíritu. Es un proceso que deberíamos de experimentar en esta vida. Debemos de juzgarnos a nosotros mismos si no queremos ser juzgados,  y mortificar las obras de la carne para poder andar en el espíritu. Si no estamos dispuestos a recibir juicio ahora, vendrá después.

Lo que emerge de todo esto no es un infierno de tormento perpetuo y sin fin, sino un lugar de juicio para la corrección. Empezamos a ver al Creador, lleno de amor, quien no estará satisfecho con su creación hasta que sea limpiada y purificada de cada pecado. Está haciendo todo lo posible para su perfección. Quizás tarden mucho en cumplirse sus propósitos, pero al final serán perfectamente llevados a cabo.

El plan completo / total de Dios.

Debemos ahora considerar las implicaciones de lo que hemos argumentado aquí. Si la postura tradicional es correcta, Adán y Eva cayeron en la trampa de Satanás y por su libre voluntad pecaron contra Dios, llevándose consigo a la raza humana entera. Jesús sufrió y dio su vida para la humanidad, pero sólo salvó a unos cuantos, dejando a la gran mayoría en las manos de Satanás para sufrir un tormento perpetuo. Muchos de nosotros hemos aceptado esta postura porque no podíamos ver otra posibilidad en las escrituras.

Si esto es cierto, Satanás está casi en igualdad con Dios. Es muy probable que esto deriva del paganismo donde los dioses del bien y del mal luchaban entre ellos en un nivel casi igual. El paganismo siempre eleva a la maldad, y muchas veces inculca a sus seguidores de alabarlo. Tengo la impresión que la ciencia-ficción hace algo similar, aunque confieso mi ignorancia en cuanto al tema.

¿ Podemos descubrir cuál es la postura de las escrituras en cuanto al mal? Vayamos primero a Romanos 8:20 y 21: ‘Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa de la que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.’ En este pasaje Dios toma la responsabilidad para la caída de la creación. Él sujetó la creación a vanidad con el fin de liberarla en el futuro, formó parte de su plan creativo. No perdió la primera batalla con Satanás, sino que lo planificó así.

Debemos, a la larga, darnos cuenta que Dios tomó responsabilidad para la maldad, y a la larga lo utiliza para cumplir sus propósitos. En Isaías 45 Dios habla de su soberanía, y dice que levantó a un Rey pagano (Ciro) par llevar a cabo sus propósitos. El versículo 5 dice así: Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí’. En el versículo 7 añade, ‘...que formó la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto’. En algunas traducciones la palabra adversidad se traduce como maldad o calamidad, ya que en hebreo puede tener estas adherencias. El bien y el mal no son dos fuerzas completamente opuestas como las piezas blancas y negras en una tabla de ajedrez, luchando para el control del universo. Dios creó todas las cosas incluyendo el mal para cumplir sus propósitos, y él está en completo control.

El profeta Habacuc luchó con este problema. El capítulo 1:5,6 dice así: ‘Mirad entre las naciones, y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contare, no la creeréis. Porque he aquí, yo levanto a los caldeos, nación cruel y presurosa, que camina por la anchura de la tierra para poseer las moradas ajenas’. Dios levantó a un pueblo ‘cruel’ y malvado para llevar a cabo sus propósitos, para corregir y juzgar a Israel. Como nosotros, a Habacuc lo encontró difícil de entender..

En Romanos 9:17, Pablo cita Éxodo 9:16 para decirnos enfáticamente que Dios levantó a Faraón. Faraón era como Satanás, manteniendo al pueblo de Dios  en una esclavitud cruel hasta que alguien vino a liberarles. Pablo continúa exponiendo la soberanía de Dios.

Cuando comenzamos a ver a Satanás, la maldad y naciones impías como herramientas en las manos de Dios llevando a cabo sus propósitos, todo empieza a tener sentido. Dios dejó que toda la creación se sumiese en la maldad y en el pecado para que él pudiese levantarlo de nuevo, y que después de haber conocido lo que era la maldad de conocer el bien.

Dios, sin duda, estaba contento con Job en su inocencia y integridad. Pero la obra de Dios no era completa todavía. ¡Cuánto más grande era la apreciación, amor y entendimiento que tenía Job de Dios después de haber sufrido! Como toda la creación, tenía que bajar antes de subir a una altura mayor.

En Jesús vemos una trayectoria similar. Bajó de las alturas a las profundidades, y Dios le levantó a la gloria, a la diestra del Padre.

Conclusión

Si estas cosas son ciertas ¿qué efecto tendrán sobre nuestras actitudes hacia Dios y hacia el hombre?

¿Animamos que los pecadores sigan en su pecado al negar la posibilidad de damnación eterna? ¡ De ninguna manera! Sigue siendo ‘Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo’ (Heb 10:31). Es infinitamente mejor de andar en comunión con Jesús y en unión con Dios que de vivir nuestros días aquí en tinieblas y pecado. En 2 Corintios Pablo dice que el amor de Dios nos constriñe para ser embajadores para Cristo, no debido al temor del infierno, pero por temor de Dios y el amor de Cristo. Ya no vemos a la raza humana como pecadores destinados al infierno, la mayoría de los cuales se perderán permanentemente. Vemos a cada uno como una creación de Dios, con un propósito que será un día cumplido. Nuestro amor hacia el ser humano aumentará.

¿ Cómo vemos a Dios a la luz de todo esto? En primer lugar, vemos que su poder es mayor. Le vemos exaltado por encima de todo con su creación en completa sumisión. En segundo lugar vemos su sabiduría a un nivel mucho más profundo. Su plan es mucho más sabio y más profundo de lo que pensábamos antes. En tercer lugar tenemos una nueva visión de su amor. Realmente ama a cada miembro de los billones de seres humanos que forman parte de la raza humana con un amor que les llevará finalmente a la perfección. ‘!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡ Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿Quién entendió la mente del Señor? ¿ O quien fue su consejero? ¿ O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén’. (Rom 11:33-36)

Posdata

Jonás fue a Nínive de mala gana y dijo al pueblo que tenían 40 días para arrepentirse antes de que la ciudad fuera sacudida. Todo la ciudad creyó en Dios, y ayunaron, se vistieron de ceniza. ¿Cuál fue la reacción de Jonás a esto? ‘Jonás se apesadumbró en supremo, y se enojó’ (Jonás 4:1). ‘¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no saben discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?’ (4:11).

Si has creído durante mucho tiempo en el juicio eterno y has informado a pecadores del mal venidero, y ahora te das cuenta que las cosas no iban a ser como pensaste, ¿reaccionarás como Jonás con resentimiento a la misericordia y amor de Dios, o te regocijarás que su gracia y misericordia van más allá de lo que te habías imaginado?

Traducido por John McCulloch.

Librete (en A5) de esta artículo -- instrucciones de la impresin