666 y 888

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es 666”

Apocalipsis 13:18.


Ι
=
10
η
=
8
σ
=
200
ο
=
70
υ
=
400
ς
=
200
888
Κ
=
20
υ
=
400
ρ
=
100
ι
=
10
ο
=
70
ς
=
200
800
Κ
=
20
ο
=
70
σ
=
200
μ
=
40
ο
=
70
ς
=
200
600

Sabiduría

La mayoría de la gente sabe que el 666 es el número de la bestia. ¿Quién o qué es la bestia, o por qué debe tener un número este un terreno bastante incierto?

No mucha gente ha oído hablar de 888. Sorprendentemente 888 se presenta en el versículo inmediatamente después de la que contiene 666, citado más arriba. Sin embargo, esta oculto en el verso en lugar de indicarse claramente, como lo explica más adelante.

Las Escrituras son inspiradas por el Espíritu Santo, y sin la ayuda del Espíritu Santo sólo podemos comprender en el nivel superficial de la mente natural. Podemos entender su enseñanza moral y disfrutar de sus cuentos y poesías, pero estamos en la oscuridad en cuanto a su significado espiritual.

Algunas cosas en la Escritura se describen específicamente como misterios. En varios lugares en el Nuevo Testamento nos encontramos con declaraciones tales como: “El que tenga oídos, oiga”, o “El que lee entienda” o “He aquí, os digo un misterio.” Apocalipsis 13:18 (citado más arriba) comienza con las palabras: “Aquí hay sabiduría”. Estas frases indican algo oculto, que debemos buscar estudiando con oración y dependencia del Espíritu Santo. Nuestro tema del 666 y 888 se encuentra en esa categoría.

Para entender Apocalipsis 13:18, tendremos que estudiar los versículos anteriores. La mayoría de la gente haría esto naturalmente, ya que son dramáticos, y obviamente, parte de un mismo tema. También tendrá que estudiar los versículos siguientes. Mucha gente no haría esto, porque se encuentran en el capítulo siguiente, y a primera vista no parece tener ninguna conexión especial. Los versículos siguientes en el capítulo 14, son la clave para entender el número de la bestia.

También vamos a necesitar un poco de conocimiento sobre el tema de cifras bíblicas, sin el cual es imposible entender el significado de 666 o 888.

Numerología Biblia

Los números en la Biblia tienen un significado. Siete, por ejemplo, es considerado como el número de la perfección espiritual y de Dios. Trece se asocia a menudo con la rebelión y Satanás. Seis es particularmente el número del hombre y sus obras.

¿Cómo sabemos el sentido o significado de un número determinado?

El significado de los números se establece por su uso tanto en la Escritura y en la naturaleza. Dios creó al hombre en el sexto día esto se encuentra en el relato del Génesis, y en el séptimo día descansó de sus obras. Él estableció 6 días para la mano de obra del hombre. Después de 600 años Noé, cuyo nombre significa descanso, cesó de trabajar y entró en el arca. Estas y otras citas de las Escrituras, hacen que el 6 sea el número del hombre y del hombre trabajando sin o fuera de Dios. El séptimo día es el día del Señor. La Biblia, especialmente en el libro de Apocalipsis, está fuertemente marcado por el número 7. Esto indica que 7 es el número de Dios.

El significados de los números se ilustran y establecidas en profundidad en el estudio de Gematria o el valore numéricos de las palabras. Los griegos y los hebreos no tienen símbolos diferentes para los números, tales como 1, 2 y 3, como tenemos nosotros. Al igual que los romanos, utilizaron las letras de sus alfabetos. En griego alfa representa 1 y beta representa 2 y así sucesivamente hasta el ápice, que es 10. Después kappa es 20, lambda 30 y así sucesivamente hasta el ro, que es 100. Sigma es 200, tau 300 y así sucesivamente hasta omega, que es 800. Estos valores se muestran en la siguiente tabla. (El número 6 era originalmente la letra digamma que más tarde cayó en desuso.) Esto significa que usted puede tomar las letras de cualquier palabra o nombre, y sumarlas para obtener un valor total de la palabra. Este valor se denomina gematría. El nombre de Jesús (Ιησους en griego) suma 888.

Letra
Nombre
Valor
Letra
Nombre
Valor
Letra
Nombre
Valor
α
alpha
1
ι
iota
10
ρ
ro
100
β
beta
2
κ
kappa
20
σ
sigma
200
γ
gamma
3
λ
lamda
30
τ
tau
300
δ
delta
4
μ
mu
40
υ
upsilon
400
ε
epsilon
5
ν
nu
50
φ
phi
500
ζ
zeta
7
ξ
xi
60
χ
chi
600
η
eta
8
ο
omicron
70
ψ
psi
700
θ
theta
9
π
pi
80
ω
omega
800

Muchos de los títulos de Jesús tienen el número 8 como una característica o factor. Κυριος (Señor) tiene el valor 800. Χριστος (Cristo) es de 1480, que tiene los factores de 37 x 8 x 5. (888 es 37 x 8 x 3). Αληθεια (verdad) es de 64 u 8 x 8. Σωτηρ (Salvador) es 1408 ó 8 x 8 x 22. Οδος (Camino) es de 344 u 8 x 43.

Κοσμος (mundo) por otro lado tiene la gematría 600. El kosmos es la esfera de las obras del hombre separado de Dios. Muchos de los nombres y titulos de Satanás, como δρακων (dragón) y οφις (serpiente), tienen el factor 13.

A través de los siglos, mucho tiempo se le ha dado al estudio de los números. Tanto los hombres de Dios y los estudiantes de lo oculto han estado involucrados. El número 666 ha despertado mucho interés y los 153 peces atrapados en la red probablemente han tenido más de 153 diferentes explicaciones. Un excelente libro sobre el tema, Números en la Escritura de Etelberto Bullinger fue escrito a finales del siglo 19. Su comprensión de las Escrituras, el hebreo y el griego era académico. Sus ideas de la ciencia, por supuesto, están fuera de tiempo. Sin embargo, la multitud de ejemplos que produjo de las Escrituras de significados consistentes para varios números son muy convincentes, y recomiendo su libro para aquellos interesados en profundizar el tema aún más.

Biblia numéricos y gematría no son ciertamente el gusto de todos, así que no te preocupes si sienten que esto no es para ti. Sin embargo, creo que un poco de conocimiento del tema es necesario para todo aquel que quiera entender el libro de Apocalipsis. Esto es especialmente cierto para aquellos que quieran entender el significado de 666, el número de la bestia y su contraste con el 888, el número de Jesús.

La Marca de la Bestia

En los dos versos antes del verso citado en la portada de este folleto hemos leído acerca de la marca de la bestia “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en su mano derecha o en la frente, de modo que nadie pudiera comprar ni vender, sino el que tuviese la marca, que es el nombre de la bestia o el número de su nombre ”(Apocalipsis 13:16,17)

Estos versículos han dado lugar a una gran cantidad de pensamiento y especulaciones. Muchas personas sin duda se han preocupado o asustado por lo que han oído y ha sido enseñado. ¿Cuál es la verdadera naturaleza de esta marca? Personas han sugerido que las tarjetas de crédito serán sustituidas por el marcado electrónico de la mano o la frente. ¡El balance de su banco podría ser electrónicamente escrito en su mano, y actualizado cada vez que realice una compra o venta! Una vez oído hablar de que el ordenador central que va a controlar todo fue diseñado de alguna manera en torno al número 6! (Esta última idea es muy improbable, ya que todas las personas buenas en informática saben que hay 8 bits en un byte, y las computadoras se construyen generalmente alrededor de los números 2 y 8 y 16 en vez de 6s!)

Este punto de vista literal de Apocalipsis capítulo 13 choca con el capítulo 14 versículo 1: “Después miré, y he aquí el Cordero estaba de pie sobre el monte Sión, y con él 144.000 que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.” Debemos interpretar consistente los versos consecutivos. Si la marca de la bestia se realiza electrónicamente en frente de las personas, entonces el nombre de Jesús debe ser escrito en formato electrónico en la frente a los 144.000. Nunca he oído a nadie sugerir que eso es lo que va a suceder.

¿Puede una marca física de alguna manera inscrita en nuestros cuerpos hacer que seamos aceptados o rechazados por Dios? No lo creo. Lo que sucede en el interior de nuestra frente es lo que realmente importa. En su interior de la frente se puede tener uno de dos tipos de mente. Usted puede tener la mente de la bestia, o animal, para usar una palabra en español moderno, o usted puede tener la mente de Cristo. Ambas mentes son mencionadas en las Escrituras y ahora vamos a considerar cada uno de ellos.

La Mente de la Bestia

En Daniel capítulo 4 versículo 16, leemos: “Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos.”¿Quién era este hombre? Nabucodonosor, el gran rey y reconstructor de Babilonia, era uno de los hombres más poderosos de la historia antigua.

En las páginas de la Biblia hay dos grandes ciudades rivales. En primer lugar, escuchamos hablar de Babilonia bajo su nombre hebreo Babel en la conocida historia de Génesis capítulo 11. Y viene a la prominencia en la última parte del Antiguo Testamento. Jerusalén es mencionada por primera vez en el libro de Josué, pero no es importante hasta la época del rey David. Él captura a los jebuseos y la convierte en su capital. A partir de entonces es prominente a lo largo de las Escrituras, y rara vez es esta en el tiempo de las noticias de hoy. El libro de Apocalipsis termina con la destrucción de Babilonia y la manifestación de la nueva Jerusalén que descenderá del cielo como una novia ataviada para su esposo.

Egipto y Babilonia fueron los dos grandes imperios de la antigüedad. Ambas están llenas de profundo significado espiritual. La primera gran liberación de las escrituras fue de Egipto. La segunda fue de Babilonia. Todo el pueblo de Dios, Israel salió de Egipto. Sólo una minoría de ellos regresó de Babilonia.

¿Qué representan estos dos países? Todo lector de la Biblia sabe la historia de Moisés y el éxodo de Egipto, las diez plagas, la primera Pascua, la destrucción de los egipcios en el Mar Rojo y el nacimiento del pueblo de Dios Israel. Todo el mundo tiene al menos un conocimiento básico de que Jesús es el nuevo cordero pascual que nos ha sacado de un Egipto espiritual y nos convirtió en nuevos personas espirituales.

La liberación de Babilonia es menos familiar. Babilonia fue la gran casa de la religión falsa. La esencia de la religión falsa que está basada en el hombre y las obras del hombre. No tiene ninguna relación real con Dios. Esta promueve y exalta al hombre.

Nabucodonosor fue el rey de Babilonia cuando los judíos estaban allí en cautiverio. El capítulo cuatro de Daniel describe la caída de Nabucodonosor y la restauración en sus propias palabras. Los problemas comenzaron cuando Nabucodonosor dijo con orgullo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad? Estas palabras hacen eco de los primeros constructores de Babel siglos antes, ya que construyeron su torre con total independencia y desprecio de Dios. “Ven, vamos a edificarnos una ciudad, dijeron, con una torre que llegue hasta el cielo, para que podamos hacer un nombre para nosotros mismos y no estar dispersos sobre la faz de toda la tierra.” Ellos también tuvieron el mismo espíritu como los constructores de innumerables babeles espirituales desde ese día hasta hoy.

Apenas salieron las palabras de la boca de Nabucodonosor el juicio cayo. En palabras de las Escrituras, Él fue apartado de la gente y comía hierba como los bueyes. Su cuerpo se empapó con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila, y sus uñas como las garras de un ave. Y las palabras anteriormente citadas, “Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia”, se cumplieron.

Un animal (una bestia) no puede tener ninguna idea de Dios. Los valores espirituales y morales no tienen significado. El número seis representa al hombre sin Dios. El número seis, seis, seis es hombre, hombre, hombre, un sistema que está totalmente centrado en el hombre y el hombre domina. Todo se basa en los pensamientos, los planes y programas del hombre. No hay lugar para Dios en él. Durante siete años vivió como un animal y comía hierba hasta que volvió en sí. Sus últimas palabras registradas tienen un espíritu diferente: Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey del cielo, porque todo lo que hace es correcto y todos sus caminos son justos. Y a los que andan en soberbia él tiene la capacidad de llevarlos a humillarse.

La temprana carrera de Nabucodonosor se había caracterizado por el número 6. Él construyó una imagen de 60 codos de altura y 6 codos de ancho. El gigante filisteo Goliat fue sorprendentemente similar a Nabucodonosor. También se jactó de sí mismo y estaba marcado con el número 6. Él era de 6 codos de alto y tenía una lanza con una punta de hierro que pesa 600 shekels. Él también tenía 6 piezas de armadura. ¡Su destino fue más drástico, en lugar de limitarse a recibir la mente de un animal durante 7 años, su cabeza fue cortada por completo!

Podríamos haber esperado que el número de la bestia sea un número relacionado con 13 en lugar del 6 ya que el 13 está más asociado con Satanás mientras que el 6 es el número del hombre. Un incidente bien conocido de los evangelios nos ayuda a entender. Pedro tenía un maravilloso momento de revelación cuando dijo a Jesús: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Jesús le respondió: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no fue revelado por el hombre, sino mi Padre que está en los cielos.

Muy poco después en la narrativa, Pedro le dio a Jesús un sabio consejo sobre cómo evitar el camino a la cruz. Jesús se volvió y le dijo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. 666 representa el hombre sin Dios. El consejo de Pedro era 666, pero Jesús lo vio como directamente de Satanás. La verdad es que el hombre sin Dios es el hombre con Satanás.

No se puede ser neutral. No se puede optar por vivir con Dios y Satanás. Cualquier sistema o cualquiera vida que no da lugar a Dios en realidad está controlado por Satanás, porque él es el príncipe de este mundo.

Comprando y Vendiendo

Ahora debemos considerar Apocalipsis 13 versículo 17: “Nadie puede comprar o vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre”.

Inmediatamente nos preguntamos cómo vamos a sobrevivir si tomamos este versículo literalmente. ¿Dónde vamos a conseguir nuestra comida? ¿Dios hará el mismo tipo de milagros para nosotros que hizo por Elías?

Cuando estas palabras fueron recién escritas, no creo que hubieran creado terror en los corazones de aquellos que las leyeron. En las sociedades agrícolas la mayoría de las personas producen sus propios alimentos y ropa, incluso, la gente no tenía necesidad de comprar y vender para vivir.

No puedo decir con certeza que este versículo no tendrá un cumplimiento físico literal. Sin embargo, creo que es mejor buscando su significado espiritual.

La bestia del versículo 17 es la bestia que subía de la tierra (como se lee al principio de este capítulo). La tierra, como explicaré con más detalle más adelante, es una imagen de los creyentes o miembros de la iglesia, que no habitan en el cielo. Ellos andan conforme a la carne y no el espíritu. La tierra es distinta de la del mar, y también distinto de los cielos. El mar es la multitud de incrédulos y paganos (cf. Ap 17:15). Los cielos son aquellos que están sentados con Cristo en lugares celestiales. Podemos decir que la tierra representa a la iglesia carnal.

La iglesia carnal está llena de compra y venta. Se describe más adelante en el libro de Apocalipsis como una prostituta. El acto sexual es un acto de profunda e íntima comunión entre el esposo y la esposa. Representa la comunión que debemos tener con Dios. Una prostituta es alguien que toma este acto, y lo utiliza de una manera totalmente equivocada - fuera de matrimonio - para ganar dinero. De diferente manera a lo largo de la historia, la iglesia ha hecho exactamente lo mismo. Ha tomado las cosas de Dios, y las vende por dinero. En épocas anteriores, los sacerdotes ofrecieron el perdón de los pecados a cambio de dinero. La iglesia se convirtió increíblemente rica a través de los servicios que se ofrecían y los impuestos que exigían. En los tiempos modernos, los evangelistas ofrecen sus dones de sanidad a cambio de dinero. “Envíenos su ofrenda de amor para la obra de Dios, y oraremos para que Dios le sane”. En algunos países desarrollados los “pastores” son mucho más ricos de lo que jamás habría sido si se hubieran quedado en un trabajo común. Iglesias bien intencionadas del oeste vierten dinero para “difundir el Evangelio” y apoyar la “obra de Dios”. Mentiras directas y menos directas son dichas para mantener el flujo de dinero.

¡Yo no creo que la verdadera obra de Dios sufra por la falta de fondos! Dios nunca comienza un proyecto de construcción para el cual no tenga los recursos financieros para completar.

Cuando alguien, abiertamente o de manera oculta, usa las cosas de Dios para construir su propia posición, reputación, o cuenta bancario, a los ojos de Dios, es una prostituta.

El capítulo 18 de Apocalipsis describe la caída de Babilonia. En el versículo 3 leemos: “Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.” El capítulo continúa describiendo la inmoralidad de los reyes de la tierra y la riqueza masiva de los mercaderes de la tierra, y su gran pesar por la caída de Babilonia.

En los tiempos bíblicos el dinero no tenía las mismas implicaciones como lo tiene ahora. En estos días sin duda en la sociedad occidental la gente no puede vivir sin dinero. La mayoría de la gente vive en las ciudades y ganan salarios con los que pagan su comida, ropa y otras necesidades. En la antigüedad, la mayoría de la gente podía producir su propia comida y ropa, y había poca necesidad de dinero. Los comerciantes eran personas improductivas que compraban lo que otros habían hecho o producido y transportado a otro lugar donde podían vender para obtener ganancias. Muchos de los bienes descritos en Apocalipsis 18 eran artículos de lujo.

Podemos ver un paralelo espiritual a esto en los predicadores y maestros que no tienen una palabra verdadera de Dios de sí mismos. Ellos toman lo que han escuchado en los sermones y en las cintas, y lo que han leído en los libros y los pasan como si fueran propios. Lo usan para construir su propia reputación y estatus. Estas personas están marcadas con el número 666. Ellos compran y venden en Babilonia, y llorarán mucho cuando su Babilonia caiga.

Los caminos de Dios son muy diferentes. El Espíritu y la Esposa (capítulo 22 versículo 17) extienden una invitación a “tomar el agua de la vida gratuitamente”. Alguien dijo una vez: “El cielo da, la tierra vende, el infierno roba.” Dios, y sus verdaderos siervos darán siempre. “Lo que recibisteis de gracia”, Jesús dijo: “dad de gracia.”

Los que han aprendido a vivir en los cielos con Cristo no desean comprar ni vender las cosas de Dios. Han recibido gratuitamente de su Padre celestial. Ellos darán gratuitamente a todos los que quieran recibir de ellos.

La Mente de Cristo

Hemos considerado la mente de la bestia, y ahora podemos pasar a considerar la tarea más feliz, la mente de Cristo. En el capítulo 14 versículos 1 al 5, inmediatamente después del verso 666 al final del capítulo 13, Juan describe una visión de los 144.000 siervos de Dios. Ellos son introducidos por primera vez a en el capítulo 7, donde se les describe como 12.000 de cada una de las tribus de Israel que están sellados en la frente.

La gran característica de esta compañía es que son como Jesús. Nacieron a semejanza de Adán, pero ahora están santamente cambiados. Su transformación es completa. 666 se ha convertido en 888. Se han vuelto como Jesús. Dios los ha reconocido como totalmente suyos sellándolos con su sello. Estas son las personas que tienen la mente de Cristo.

Leamos estos versos lentamente y en oración, para que podamos captar una visión del plan de Dios. Yo creo que él está cumpliendo su plan ahora, en estos días que estamos viviendo. Sus 144.000 siervos están ahora siendo formados y preparados.

v1: Después miré, y he aquí el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con el 144, 000 que tenía el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.

¡Qué contraste notable entre este versículo y el anterior! La mente de la bestia está representada por el número (666) de un nombre. La mente de Cristo está representada por un nombre que tiene un número (888). ¡Los números son impersonales, bien adaptados a las computadoras, pero antinaturales a los seres humanos! Si tienes la mente de la bestia, eres sólo un número. No cabe duda de que serás parte de las estadísticas de alguien. Si tenemos la mente de Cristo, tienes un nombre. Te has convertido en una persona y un individuo ante los ojos de Dios. Tu nombre está escrito en el libro de la vida del Cordero.

Estos 144.000 están parados el monte Sión. El significado de esta es claro en Isaías capítulo 2 versículos 2 y 3: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.” Aquellos que están de pie sobre el monte Sión son los que reinarán con Cristo. Ellos están en condiciones de reinar con él por ser de un mismo sentir con él. Tienen su mente. Sus mentes han cambiado de 666 a 888.

Creo que la cifra de 144.000 no debe tomarse literalmente como los Testigos de Jehová lo hacen. No debemos esperar que sean exactamente 144.000 personas de pie en un monte Sión literal, o que pertenezcan a alguna organización humana. Más bien deberíamos volver a considerar el significado del número. Estos 144.000 son 12.000 de cada una de las 12 tribus de Israel. Además de la existencia de 12 tribus, Jesús escogió 12 discípulos. Asimismo, la nueva Jerusalén, en el capítulo 20 tiene 12 fundaciones y 12 puertas. Israel, los discípulos, y la ciudad de Jerusalén eran especialmente escogidos por Dios. Bullinger dice que 12 es el número de perfección gubernamental. Creo que la cifra de 144.000, es una sociedad grande de los que Dios ha escogido para reinar con Cristo.

v2: Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas.

En este versículo encontramos tres descripciones sugerentes del sonido (la voz) de los 144.000. En primer lugar, es como el sonido de muchas aguas. La misma descripción se utiliza de la voz de Dios en Ezequiel 43:2, y del Hijo del Hombre en Apocalipsis 1:15. El agua es sinónimo de vida. Las muchas aguas significan vida abundante. Ni hombre, ni animal, ni vegetal puede vivir sin agua. Los 144.000 poseerán vida espiritual abundante en sí mismos. Se impartirá esta vida espiritual a los demás. Jesús dijo: Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. Las palabras que pronunció eran espíritu y vida. Los 144.000 serán como él. Las palabras que hablan darán vida a los que oyen. Esto es verdad hoy hasta cierto punto para los que siguen a Jesús, pero el tiempo llegara cuando esto será verdad en su plenitud. Sera verdad en una medida mucho mayor de lo que ya hemos visto.

En segundo lugar el sonido es como un gran trueno. Trueno sugiere la autoridad y el poder. La voz de Dios en el Sinaí fue acompañada por truenos cuando anunció la revelación de mayor autoridad que el hombre ha tenido el privilegio de recibir. Moisés entregó los diez mandamientos y el cumplimiento de la ley con toda la autoridad de Dios. Los 144.000, así como Moisés, serán respaldados por la autoridad de Dios. No serán nuevos reclutas para el ejército de Dios. Ellos serán los que Dios ha capacitado, preparado, purificado y alistado para recibir su autoridad. Ellos serán enteramente capacitados en su carácter para recibir esa autoridad.

En tercer lugar su sonido es como arpistas tocando sus arpas. La voz de los 144.000 es como la música. No todo el mundo tiene la capacidad de hacer música. Sólo aquellos que tienen un don natural. Además no se puede hacer buena música sin entrenamiento. ¡Los cantantes de ópera no son bebes! Un músico debe primero aprender a escuchar antes de que pueda tocar. Debe aprender a reconocer las escalas mayores y menores y las combinaciones de sonidos y ritmos. Luego, debe disciplinar sus manos y su voz para reproducir esos sonidos. Todo esto toma mucho tiempo y formación, como también capacidad natural.

El resultado es doble. La música puede dar mucho placer. Puede ser muy hermosa. También es una forma de comunicación y puede impartir un mensaje.

La voz de los 144.000 será como música. Al igual que los músicos tendrán un don dado por Dios. Ellos habrán escuchado bastante e intensamente a la voz de Dios. Ellos serán capacitados con mucha disciplina a reproducir esa voz. El resultado será que ellos impartirán la verdadera palabra de Dios y lo harán con gran belleza. Por estas razones las multitudes serán atraídas a Jesús. Su veredicto: “Nunca nadie hablo como este hombre.”

Al igual que los verdaderos músicos armonizan perfectamente entre sí. Los músicos malos tratan de cantar la misma melodía, pero están fuera de tono y fuera de tiempo con los demás. ¡Pueden divertirse, pero las personas no quieren escucharlos! Los buenos músicos pueden cantar cada uno una melodía diferente, pero armonizan y combinan perfectamente entre sí. Los que sólo son enseñados por el hombre hablan todos los mismos mensajes, pero están fuera de tiempo y fuera de sintonía con los demás. No tienen una verdadera unidad. Aquellos que, como los 144.000, son enseñados por Dios tienen una diversidad maravillosa y sin embargo, se mezclan perfectamente. Ellos son uno en el espíritu.

v3: Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra.

La gente canta canciones para expresar o describir una experiencia. Las personas que saben poco o nada de la experiencia no serán capaces de relacionarse con la canción. La experiencia distintiva de los 144.000 es que han sido rescatados de la tierra.

La tierra es el reino del hombre natural. Esto contrasta con el cielo, que es el reino de Dios y del espíritu. El libro del Apocalipsis se refiere frecuentemente a tres ámbitos: los cielos, la tierra y el mar. El mar es estéril y sin provecho. No se puede cultivar o construir sobre él o controlarlo de ninguna manera. La única cosa útil que se puede hacer con él, al menos en el mundo antiguo es coger sus pescados. El pescado debe entonces ser llevado a la tierra. Jesús usó esta imagen para describir la experiencia de la conversión inicial. Él dijo a Pedro: os haré pescadores de hombres. Los discípulos habían de llevar a la gente del reino del mar al reino de la Tierra.

El libro de Apocalipsis distingue claramente entre los que moran en la tierra y los que moran en el cielo: Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. La primera parte de este versículo no se refiere a los que han muerto e ido al cielo, sino a los que están sentados con Cristo en lugares celestiales. Cielo en el Nuevo Testamento es una realidad presente en lugar de una futura casa. Es el reino del espíritu. Se utiliza diferente terminología para lo que sucede después de que morimos. Pablo, por ejemplo, habla de partir y estar con Cristo, pero no de ir al cielo. Jesús habla de ir al Padre.

Al igual que cualquier otro miembro de la raza de Adán, los 144.000 eran originalmente de la tierra. Se han convertido en los habitantes del cielo. Su ciudadanía ha cambiado. Ellos ya no son del mundo, y sus sistemas, sino del reino celestial. La plenitud de la redención ha sido realizada en ellos, y ahora pertenecen totalmente a Dios.

v4: Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero.

¿Qué significa contaminarse con las mujeres? Es evidente que vivimos en una época de promiscuidad sexual e inmoralidad de todo tipo. Los siervos de Dios deben ser puros y estar por encima de todo reproche en estas cuestiones. Sin embargo, esto ni lo deberíamos mencionar. ¡Además, si este es el único significado de este verso entonces es un mensaje únicamente para el sexo masculino, presumiblemente las mujeres son excluidas de las filas de los 144.000!

Lo que creo que está en mente aquí es una cuestión más profunda de la pureza espiritual. El libro de Apocalipsis habla de dos mujeres, ambas probablemente representan la misma cosa. En el capítulo 2 versículo 20 leemos: Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Más adelante en Apocalipsis 17:5 leemos: un misterio BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

Estas son las mujeres con las que los 144.000 no se contaminaron. Ellos estarán completamente libres de la contaminación de Jezabel y de Babilonia. Ellos han entendido por revelación de Dios la naturaleza y el significado del misterio y de corazón obedecieron la orden: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, para que no se recibáis parte de sus plagas. El significado de esto se aclara en la segunda y profundamente significante declaración en el versículo 4: Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Jesús mismo estaba totalmente fuera de la Babilonia de la época. Él no tenía ninguna parte en sus corruptos sistemas religiosos hechos por el hombre. Al igual que él, van a ser totalmente guiados por el Espíritu.

¿Qué significa seguir al Cordero dondequiera que va? ¿Adónde fue Jesús? En esta tierra fue de la concepción (por la palabra de Dios) hasta el nacimiento. Luego pasó a través de la niñez y la adolescencia y llego a la edad adulta. El camino la senda de la obediencia, el rechazo, el sufrimiento y la muerte. Se levantó en victoria de la tumba y fue exaltado a la diestra de Dios. Esto en resumen fue el camino del Cordero de Dios. Ese también es el camino de aquellos que lo siguen dondequiera que vaya. Nada se puede omitir.

Los que le siguen también debe ser concebido y nacer por la palabra de Dios. También deben pasar a través de la niñez y la adolescencia a la madurez. También deben experimentar el rechazo, el sufrimiento y la muerte en su camino de obediencia. Para la mayoría esto no será una muerte física, sino una experiencia de muerte. También, si es que padecemos juntamente con él, reinaremos con él. Serán ofrecidos como primicias para Dios y para el Cordero, tal como Él fue ofrecido como el primero de entre los primeros frutos.

Muchas miles de personas fueron tocados y bendecidos por Jesús en los breves tres años de su ministerio en la tierra. Sólo doce estuvieron con él todo el tiempo y lo siguieron a dondequiera que iba. Los 144.000 son también una pequeña minoría compuesta por los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Más allá de ellos, como se describe en el capítulo 7 de Apocalipsis, habrá una gran multitud, vestidos de ropas blancas y de pie delante del trono de Dios.

v5: y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.

Las características finales de los 144.000 son su veracidad y pureza. La mentira es una forma de vida que nos rodea. Mentiras directas, mentiras indirectas, mentiras blancas y mentiras negras son parte de la política, la economía y la vida social. Peor aún son parte de la vida familiar y la vida de la iglesia. Sin embargo. Lo peor de todo es que podemos encontrar su origen en nuestro propio corazón.

Jesús fue y es completamente diferente. Todo lo que él decía y hacía era totalmente cierto. Él mismo fue y es la verdad. El Espíritu Santo es el espíritu de verdad. Satanás por otro lado es descrito como el padre de la mentira.

¿Cuál es la mentira más grande? Creo que la gran mentira es el falso testimonio acerca de Dios. Jesús es descrito como el testigo fiel y verdadero. Él fue y es la perfecta representación y descripción de Dios. No sólo hablaba la verdad, pero era la verdad. Los fariseos, por el contrario, fueron los sumos testigos falsos. Hablaban de Dios y enseñaba a la gente acerca de Dios, pero sus vidas lo negaban totalmente. La religión del hombre y la Babilonia moderna son lo mismo. Su proclamación de representar a Dios es la mentira y la difamación del carácter de Dios. Es pecaminoso y malo decir mentiras acerca de las cosas naturales, y hasta allí hay que cultivar una actitud de veracidad. Es mucho peor decir mentiras espirituales, por ser falsos testigos de Dios.

Mucho de lo que se ha llamado la iglesia de los siglos ha sido una gran mentira. Se ha pretendido ser la representación de Dios en la tierra, y el hombre de la calle lo ha creído. Cuando se piensa en Dios, piensa en lo que ha visto y oído y sabe de la iglesia.

Los 144.000 serán totalmente diferentes de lo que hemos conocido como la iglesia. Como Jesús serán testigos fieles y verdaderos, en cuyas bocas y en cuyas vidas no habrá mentira. Ahora, el mundo está hambriento de tener un encuentro con ellos.

Conclusión

En este estudio se han tenido en cuenta dos tipos de personas. Podemos llamarlas las personas 666 y los personas888. Las personas 666 viven sus vidas sin Dios, en su totalidad de acuerdo a la naturaleza humana adánica caída. Al hacer esto, voluntaria o involuntariamente, están en las garras de Satanás. Las personas 888 son un contraste total. Ellos siguen al Cordero por dondequiera que va. Están totalmente guiados por el Espíritu y han entrado en la plenitud de la filiación. Ellos han sido rescatados de la tierra.

¿Podemos estar entre los 144.000? ¿Es posible tal nivel de perfección? ¿Podemos obedecer el mandato de Jesús a ser perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto? ¿La visiones de Juan en la isla de Patmos en realidad viene de Dios? Las palabras humanas no son suficientes para responder a estas preguntas. A menos que tengamos una respuesta de Dios en lo profundo de nuestros corazones por la revelación del Espíritu Santo, no tenemos respuesta que puede afectar nuestras vidas. La entrada de su palabra da luz. Esperemos en él para que la recibamos.

Posdata

WWW - ווו

Por último vamos a considerar un hecho interesante: W (ו) es la sexta letra del alfabeto hebreo. En otras palabras W representa el número 6. Entonces, ¿cómo se escribe 666 en hebreo? Lo has adivinado! WWW!

WWW o World Wide Web es una fusión masiva de humana sabiduría y conocimiento sobre todos los temas imaginables, buenos, malos y neutrales. Con unos pocos clics del ratón usted puede encontrar información sobre casi cualquier tema que usted elija. Tenemos acceso a una fuente casi infinita del conocimiento humano.

Encontramos algo similar en la escritura. Pedro dijo a Jesús: “Tú lo sabes todo” (Juan 21: 17). Juan estuvo presente en el momento y escuchó esto y escribió palabras similares en su carta: “vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas” (1 Juan 2: 20).

Ni Jesús, ni los lectores de la carta de Juan eran usuarios de Internet. Su fuente de conocimiento no era el 666, sino el 888. ¡Tenían la mente de Cristo, no la mente de la bestia!


Traducido por Yecid Benavides Aliaga.

Librete (en A5) de esta artículo -- instrucciones de la impresin